Luz cálida y luz fría, cuándo y dónde utilizarla

Cada espacio de tu hogar tiene su función y colocar una luz de color que no vaya acorde con su fin, puede alterar su propósito.


¿No les pasa que les da sueño en el estudio, o se sienten estresados en la sala? Esto tiene mucho que ver con la temperatura del color.


Los espacios diseñados para el descanso y la relajación no puede tener los mismos grados kelvin que un espacio destinado para el trabajo.


Estudios han demostrado que la temperatura del color tiene una importante incidencia en las sensaciones de las personas y estado de ánimo de las personas. 


¿Qué es la temperatura del color o Kelvin?



La iluminación se divide en dos tipos de temperatura, iluminación cálida e iluminación fría, para medir la temperatura se emplea la medida Kelvin.


En la iluminación la más cálida es 1000K y se compara con el color que irradia un cerillo encendido.


Mientras que la iluminación más fría es de 10,000K y se compara con un cielo azul despejado.


La luz cálida por lo general genera sensaciones de calma y relajación, mientras que la luz fría provoca un estado de atención y concentración.


En el mercado actual, para uso doméstico podemos adquirir luminarias con temperaturas de color que van entre 3000K hasta 8000K, siendo el rango entre 4000K y 5000K lo que se denomina iluminación neutral.


Conociendo estos parámetros podemos establecer que tipo de temperatura de iluminación podemos utilizar en las diferentes habitaciones de nuestro hogar.


Temperatura de color para cada habitación

 

  • El Dormitorio: Es muy importante que la habitación tenga una iluminación cálida, ya que esta temperatura crea sensaciones de relajación.

De igual forma en la habitación se acostumbra a tener lámparas de mesa con luz cálida, las cuales son muy útiles para leer, pero no son las ideales por el estado de relajación que provocan.


  • La Sala: El área de la sala debe tener una temperatura de iluminación cálida, ya que es un espacio donde la familia convive, o donde recibe a las visitas.

Por lo que este ambiente debe ser mucho más acogedor, ya que se utilizan por tiempos mucho más prolongados.


  • La Cocina: Este espacio debe tener una luz fría, además debe ser brillante, ya que es necesario tener buena visibilidad cuando se preparan alimentos. y verlos para saber si están echados a perder...

  • Estudio: Se requiere que esta zona tenga luz fría y brillante, la cual ayuda a que se mantenga la concentración en lo que se está trabajando.

En algunas ocasiones se combinan luz fría y luz cálida, con la alternativa de poder utilizar una o otra según el uso que se le de a la habitación.


El estudio es un ejemplo de esto, pues se puede necesitar luz fría en la zona del escritorio y donde esté la computadora.


Pero se puede combinar con luz cálida en algún diván o sofá que esté en este mueble.


  • Baño / Lavandería: En estas habitaciones se debe emplear luz fría y brillante, ya que las tareas y actividades que se realizan en esta área requieren buena iluminación.

  • Entrada de la casa: por lo general se requiere una luz fría que ilumine la parte jardín más cercana a la casa.

Se suele combinar con luminarias con luz calidad para decorar algunos puntos del hogar.


  • Estacionamiento o Cochera: este espacio debe tener luz fría ya que se necesita atención al detalle. Además, se almacenan herramientas e implementos en esta área de la casa.


En nuestra Galería de iluminación tenemos distintas opciones para cada espacio, con luces cálidas y frías para que puedas elegir cuál se adapta mejor a tu gusto y estilo. 


De igual forma, en Clarté contamos con el servicio de asesorías por parte de decoradores e interioristas, con costo adicional para apoyarlos en el mejor diseño para su proyecto.

Entrada anterior Entrada más nueva

0 Comentarios

No hay comentarios todavía ¡Sé el primero en publicar uno!

Dejar un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de que se publiquen.